El genio detrás de SurCo

Cuando se cree en el potencial de una región, no existen límites para lograr cosas maravillosas.

 

Tuvimos el honor de conversar con el director y creador del Festival Creativo del Suroccidente Colombiano, un hombre que le está apostando al talento creativo de la región. ¡Te vas a sorprender!

 

¿Quién es Lobsang Salguero?

 

No tengo ni idea. Mira, te puedo decir que estudié publicidad, porque encontré que era una manera de combinar el arte con cosas que me dieran para vivir tranquilo. El resto es una búsqueda, yo creo que es una búsqueda de todos los días; en la que te encontrás con defectos tuyos, valores tuyos, virtudes tuyas. Pero que yo te pueda decir a mis 42 años: yo soy x, y, z; la verdad no tengo ni idea. Sé que estoy en un constante aprendizaje y en un acierto y error todos los días, pero creo que nunca llegaré a un punto final. Estoy en crecimiento todos los días.

Nací en Buga por accidente, porque mis papás eran viajeros, eran nómadas. Y por vainas de la vida allá me tuvo mi mamá, pero yo de Buga, sólo conozco la calle de la Chuleta y la Basílica. Es un lugar muy bonito, pero solamente voy como turista.

 

¿Cuál es el origen de tu nombre?

 

Un escritor tibetano, llamado Lobsang Rampa. Mi madre tenía una papelería y le llegaron unos libros de este escritor, ella comenzó a leerlos para poderlos vender y le gustó el nombre, entonces quedé en la mitad. Soy básicamente producto de un accidente, en la mayoría de cosas en mi vida.

 

¿Cómo fue la experiencia en Sinergia Icesi?

 

Mira, yo creo que Sinergia fue una experiencia que marcó la vida de muchas personas. En Sinergia, aprendí que hay que confiar en la gente, que el líder es el que delega; cuida, pero delega. Aprendí que hay que apretar y ser exigente para que la gente realmente saque cosas buenas, pero también hay que disfrutar y decirle a la gente: ¡Gócense las cosas!

Para mí, fue una experiencia muy chévere, porque fue la oportunidad de mover lo que estaba pasando en la publicidad en Cali, desde lo académico. Fue la oportunidad de decirle a la ciudad, miren, podemos hacer cosas grandes. La verdad, es que el trabajo siempre fue de los estudiantes, y siempre fueron ellos los que sacaron la cara por el evento; el trabajo mío era liderar, apretar y soltar, como cualquier proceso de liderazgo, y ponerle nivel. Fue una experiencia muy bonita y sigue siendo muy importante; de hecho, la gente con la que trabajo hoy, es gente que por alguna razón tuvo que ver con Sinergia o fueron alumnos míos.

El 80% del equipo de Surco, son ex alumnos míos. Algo que es muy bacano, porque es la oportunidad de decirles que si era cierto, no era mamadera de gallo en el salón, sino que esto realmente funciona así. Entonces, todo esto ha sido muy bonito.

 

¿Cómo surgió Surco?

Surco, nace porque yo me retiro de la Universidad Icesi, porque cumplí un ciclo con ellos; ya llevaba 9 años trabajando allá. Monté una escuela de creatividad, llamada La Corinta. Y en ese proceso comencé a hablar con amigos, y realmente me di cuenta que había una oportunidad y era hacer algo que me gusta, que es la creación de eventos, la adrenalina de los eventos me encanta, soy adicto a esa vaina. Pero, también me gusta la publicidad, por eso quería hacer una cosa diferente, que me permitiera crear un marca para crecer en el tiempo. Las marcas son eso, trampolines para crecer.

Entonces dije, ya Sinergia está hecho y se probó que funciona; hagamos un festival, un concurso que no existe. Tenemos un discurso regionalista que puede ser interesante, y allí nace Surco; como una búsqueda a partir de la tierra, integrar la región y decirle a la gente: No tenés que irte a Bogotá para brillar, porque los publicistas que se van para allá, las agencias multinacionales, les pagan $150.000 a hoy, 2017. En Bogotá, eso no te sirve para nada, ni siquiera para el bus.

Para mí, es muy doloroso ver alumnos míos, muy brillantes, que se tienen que devolver de Bogotá porque no pudieron sostenerse allá, y que piensen que si no brillaron allá, no son buenos, cuando yo sé que son talentosos. Entonces, también es un poco de rebeldía, como poner la bandera y decir: venga, chévere Bogotá, chévere Medellín, pero aquí estamos. Y no es solamente un discurso de que Cali, es una ciudad creativa. No, yo creo en las palabras y la teoría, pero creo más en los hechos; las vainas hay que hacerlas.

 

¿Quiénes pueden asistir a Surco?

 

Surco, es un espacio absolutamente democratizador, vos podés ir, si sos el dueño de una cafetería, un profesor, un empresario, un estudiante. Lo único que hay como requisito, es que, realmente te guste la publicidad y el mercadeo, y que te guste atender. La publicidad y el mercadeo, hacen parte de un mundo que te envicia, porque si vos te das cuenta, una persona que está metida en la publicidad, va a cine y en la mitad de la película dice: Mirá, ¿viste la marca?, ¿viste la iluminación? Y realmente está hablando en términos de publicidad.

El publicista, en un tatuaje está viendo una tendencia, en un logo está viendo una cosa, en el comportamiento de las personas ve oportunidades. No paramos, es un tema de pasión 24 horas. Entonces, la gente que va a estar en Surco, es gente que realmente le apasiona la publicidad y que quiere aprender.

¿Qué resultados esperas con Surco?

 

Esto es una siembra de una marca, la idea es poder tener una marca que congregue a otras marcas. Es decir, Surco no es una escuela, no es una universidad, no es un partido político, ni un gremio. Pero, la idea, es que Surco, sea un punto en el cual se puedan encontrar las universidades, sin la presión del establecimiento, la Alcaldía, la Secretaría de Educación o Ministerios.

Esperamos que se puedan encontrar las universidades para hablar de diferentes temas y cosas por mejorar. Queremos generar un espacio en el que la gente se encuentre. Que si vamos a hacer un taller con una empresa, pues, venga lo hacemos a través de Surco.

En el largo plazo, queremos que sea el inicio de un círculo de creativos del suroccidente colombiano, al menos un primer paso, y yo no tengo problema en meter el hombro por el gremio, porque el único interés es que las cosas funcionen bien y que yo pueda vivir del tema y seguir trabajando y gozármela. El día que lo deje de disfrutar, paro.

 

¿Qué es lo que más te gusta de la publicidad?

 

La publicidad está en la vida de todos. Vos podés colocar a una persona, así sea a un campesino que nunca ha salido de su parcela y ves que la camisa tiene unos colores que lo diferencian a él, de las otras personas. La estética social, tiene que ver con publicidad, los dichos de la gente tienen que ver con publicidad. Todos los días, la publicidad, está metida en todo lo que hacemos; vos te subís al MÍO y encontrás un diseño publicitario. Vos vas a comer a cualquier parte y hay un publicista marcando el logo, hubo alguien que tuvo que imprimirlo. O sea, la publicidad, te permite vivir en los sueños de los demás, y es algo muy bacano.

¿Qué factores consideras importantes para una campaña publicitaria exitosa?

 

Que haya un muy buen conocimiento del consumidor. Lo gráfico, es importante; el sonido, es importante; un buen copy, es importante; pero lo más importante es saber a quién le estás hablando, y hablarle con respeto. Cuando sabés quién es el otro, estás en capacidad de llegar a su corazón; pero vos no podés llegarle al corazón a una persona que no sabés quién es. Respeto por el consumidor y el conocimiento, con eso tenés todo el camino libre.

 

¿Cuál marca consideras que hace las mejores campañas publicitarias?

 

No tengo la más mínima idea. Coca-Cola, siempre ha sido grandilocuente, ha hecho cosas monstruosamente gigantes y bonitas; pero Apple también, pero Nike también, pero Adidas también. Digamos que, me gusta mucho la publicidad que le habla a la gente.

Localmente, las campañas de Winny me gustan mucho, porque son campañas que siempre respetaron al consumidor, así sea blanco, negro, amarillo, azul. Fueron los primeros en poner a una niña con síndrome de Down, en una campaña, sin burlarse de ella, sin menospreciarla, sino, simplemente, viviendo en la sonrisa de ella; fue muy bonito. Por ejemplo, fueron los primeros en poner a papás, colocando pañales.

A nivel regional, Quilmes hace cosas muy buenas, así como la gente de Pilsen, en Ecuador.

Estoy esperando, que comiencen las campañas publicitarias hablando de paz, de la nueva vida que tenemos, porque se nos olvida que estamos en un momento histórico gigante, y que, cuando pase el tiempo y miremos hacia atrás, nos vamos a dar cuenta de que no lo disfrutamos y no lo celebramos. Estoy esperando que la publicidad, como reflejo de la sociedad, comience a hablar de la esperanza; una nueva lengua.

¿Cuál es tu canción favorita?

 

Depende del estado de ánimo. Yo paso por el Wish You Were Here de Pink Floyd, me gusta mucho Don’t Stop Believin’ de Journey. Y hay una canción de un grupo local, que en estos días me ha gustado mucho, que se llama Tus migajas, de Alto Volumen; tiene una letra y una estructura melódica, divina. Pero, yo soy vieja guardia, la Rapsodia Bohemia, esa es como la línea mía; Because de The Beatles, entre otras.

¿Un plato típico del Valle del Cauca que te guste?

 

Me gusta la chuleta, pero la carnuda, gruesa; no la que te venden ahora que es una cosita de nada. Y me gusta el arroz atollado, que es nuestro Risotto. El Risotto vallecaucano, es el arroz atollado.

 

¿Qué es lo que más te gusta de Cali?

 

Cali, es una ciudad hecha de gente que es capaz de pararse de las ruinas y volver a arrancar todos los días. Hay un estudio sobre la resiliencia de las ciudades, y Cali, yo creo que es uno de los mejores ejemplos. Aquí nos volvimos mierda en 1956 con la explosión; tuvimos la plaga mayor con los narcos, en los 90; aquí nos jodimos con toda la clase política, que ha sido una desgracia, y la pasamos bien, y hay esperanza.

Todos los días, hacemos cosas nuevas y ahora nos estamos comenzando a unir; eso es un fenómeno que se está dando hoy, por gente como ustedes que le apuesta a la independencia y a ver qué pasa en la ciudad. Y se está dando una cosa muy bonita, y es que, la economía colaborativa, se está volviendo la bandera de la ciudad; aquí no es ni la creatividad, ni la salsa, ni las negras buenas, ni las rubias hermosas, ni nada de esas vainas.

Nos estamos volviendo solidarios, estamos viendo al otro como una oportunidad. Entonces, si yo te ayudo con algo, puedo contar con tu ayuda, y es una moneda que se volvió absolutamente clara entre todo el mundo. No tenés plata, fresco; tenés amigos. Y eso, va a ser el capital, con el que vamos a salir adelante; Bogotá no lo tiene, Medellín no lo tiene, la costa no lo tiene. Aquí le apostamos a las vainas y nos enamoramos de los proyectos; y si aprendemos a hacer parche, vamos a sacar muchas cosas adelante. Eso me gusta de Cali, que nos unimos cuando hay que hacerlo y le camellamos.

 

¿Un país del mundo aparte de Colombia?

 

Específicamente, más que un país, es una ciudad: Barcelona. Siempre me dijeron que esa ciudad tenía magia, pero nunca me imaginé que se me iban a salir las lágrimas cuando me tuve que devolver, y estuve nada, sólo un mes. Es una ciudad hecha para vivir la belleza, las calles, los avisos, la gente, la música.

 

¿Qué consejo le darías a los nuevos publicistas y emprendedores de la región?

 

Sueñe, equivóquese, no le tenga miedo a equivocarse y no viva de afán. Una de las características de la generación actual, es que viven de afán; como si los estuvieran persiguiendo, o sea, apúrese, endéudese, cásese, procree, metase en mil deudas; y la verdad, yo creo que no hay afán.

Hay muchos ejemplos de gente que la hizo, la reventó y sacó la pelota del estadio a los 30 ó 40 años; mientras que yo, veía gente en la universidad, a los 23-24 años, preocupados porque no tenían maestría; no, no jodás, no hay necesidad de correr, hay que soñar todo el tiempo, hay que pensar que se puede hacer, hay que perder el miedo a arriesgarse y hay que vivir a tope; son 24 horas, no tenemos nada más, el mañana no existe; el mañana es una cosa que nos inventamos, eso es.

 

“La publicidad, te permite vivir en los sueños de los demás”. Lobsang Salguero

Twitear

 

 

Mauricio León
Mauricio León
Caleño. Hincha enamorado del Deportivo Cali. Comunicador con énfasis social.  Apasionado por las letras y la creación de realidades a través de la escritura. Comprometido con la gestión de ciudad y la construcción de un mejor país. Fútbol y playa, mis paisajes preferidos. Periodista de CALI bacana.

Deja un comentario